Estiramientos: Mitos y realidades

Publicado el 31 de agosto, 2015 en Consejos, Salud

Sin lugar a dudas estirar debe estar interiorizado en la cabeza de un biker, es una práctica fundamental para evitar posibles dolores o hinchazones musculares que surjan como consecuencia de ejercicios extremos o de gran duración. 

Con el objetivo de informar sobre los mitos y realidades de este proceso,  el doctor César Calvo Lobo, profesor del departamento de Fisioterapia de la Universidad Europea, ofrece una serie de recomendaciones para dar a conocer sus beneficios y efectos:

 

Entre los beneficios de un buen estiramiento destacan:

El aumento de la longitud del tejido de forma temporal tras un estiramiento a corto plazo.

La ayuda a la remodelación del colágeno que se produce en fase de regeneración tras una lesión, gracias al estiramiento muscular asociado al movimiento activo que ocurre al realizar un ejercicio excéntrico (bajar una cuesta o unas escaleras, por ejemplo).

Produce un bienestar físico y psicológico, según han avalado diversos estudios.

 

En cuanto a las realidades del estiramiento debemos tener en cuenta que:

1.No todos los tipos de estiramiento son adecuados para cualquier actividad física. El estiramiento pasivo (aquel en el que se ejerce una fuerza externa gracias a la ayuda de otra persona) produce un efecto neuroprotector, con la consiguiente inhibición de fuerza muscular. Recientes estudios muestran que no es recomendable estirar pasivamente antes de una competición porque puede llegar a producir una pérdida de fuerza durante la primera media hora.

2. No aumenta la longitud del tejido de forma duradera pero sí se ha demostrado que aumenta el movimiento de las articulaciones.

3. Se debe acompañar de una buena ingesta hídrica,especialmente en verano, ya que el calor de estas fechas favorece estados de deshidratación que determinan las propiedades viscoelásticas del tejido durante el estiramiento.

4. Se ve favorecido por una temperatura más elevada. El verano permite realizar estiramientos con un menor riesgo de lesión del que se puede producir en invierno, siendo el frío uno de los factores de riesgo de lesiones musculoesquelética.

5. Es importante evitar cualquier tipo de estiramiento en caso de que exista una lesión aguda o nerviosa y respetar los procesos de reparación del tejido.

Fuente: Universidad Europea,

Carlos Horton Escrito por:

Carlos Horton